La verità sta in cielo

Hoy, sin intermedios ni dulces imágenes, os traigo otra de CINE, pero es que ayer por la tarde fui con unos amigos a ver la película “La verità sta in cielo” que trata sobre la extraña desaparición de una chavala de 15 años, Emanuela Orlandi, en 1983. La chica nunca fue encontrada y tampoco se ha resuelto el caso. Ahora la película (que adopta la forma de una investigación periodística por parte de una televisión londinense y a veces juega un poco al falso documental) trata de resolver (sin demasiado éxito) algunas de las incógnitas que dejó este caso, que tuvo mucho interés mediático en su momento porque esta Emanuela era la segunda chica que desaparecía en pocas semanas en circunstancias parecidas y, sobre todo, porque se trataba de una ciudadana vaticana, pues su padre trabajaba allí. La película transcurre en Roma y está llena de lugares emblemáticos de la ciudad que da gusto ir descubriendo a lo largo del metraje. Pero, al márgen de las localizaciones, yo lo que sentí viendo la película es desconcierto, como si mi capacidad intelectual fuese demasiado pequeña para todo lo que había que entender, porque cuando en la película más trataban de desliar la madeja, más confuso se me hacía a mí todo y es que si sumáis la curia, a políticos, a ex-carabinieri, a mafiosos, multiplicáis por casos como el de la banca vaticana y el de la mafia capitale y lo salpimentáis todo con drogas y prostitución, pues da… miedo. Aunque en realidad sólo es un caso más de los muchos que puede haber en cualquier país (seguramente un poco más en éste) y que nunca desclasificarán o que nosotros no lo veremos, de hecho parece que de este caso hay todo un dossier en el Vaticano que por ahora sigue siendo inédito. Y es que todo hace ver que la justicia con la Orlandi, en caso de que la haya, será divina y no humana, pues aquí todos callan. Aunque el Papa Francesco, en una audiencia privada con el hermano de Emanuela Orlandi le dijo “Lei è in cielo” (ella está en el cielo) y allí también debe estar la verdad sobre su destino. 😦

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s