La Feltrinelli

En Roma, como ya os he dicho en más de una ocasión, son más de pequeñas tiendas que de grandes superficies internacionales, por eso, que yo conozca, no hay Fnac y sin embargo sí que hay varias Feltrinelli por toda la ciudad donde puedes comprar libros en varios idiomas, películas y también material de papelería o juguetes. A mí me encantan las librerías, me emociono con su peculiar olor a papel y con las portadas de los libros llenándome los ojos; sin embargo, me temo que con mirar los “santos” (que decía mi abuela) uno no adquiere cultura, tendré que leer más, porque, debo confesar, aunque me avergüence, que hasta hace un par de semanas, yo pensaba que el nombre de la Feltrinelli era ése, como podría haber sido cualquier otro, hasta que leí un reportaje en un periódico español sobre Giangiacomo Feltrinelli, un tipo muy peculiar, pues además de editor, fue uno de los hombres más ricos de Italia, a la vez que comunista y terrorista vocacional. La fortuna le venía de su familia milanesa dedicada al negocio de la madera, y él invirtió parte de su dinero en editar libros vinculados al comunismo, como parte de su activismo, en el que se inició durante la Segunda Guerra Mundial. Pero después de que consiguiese editar Doctor Zhivago en contra de la voluntad del gobierno moscovita, también se granjeó la enemistad del Partido Comunista Italiano. Y ahí, en vez de moderarse, como hacemos otros, él a los cuarenta se radicalizó y se fue a hacer la revolución por el mundo. Se citó con un Fidel en plenitud con la intención de publicar sus memorias, siguió al Ché hasta Bolivia y volvió a Europa decidido a llevar su disidencia política hasta la violencia. De hecho murió en 1972, con 47 años mientras manipulaba una bomba con la que trataba de tirar abajo una torre del tendido eléctrico. Su trabajo editorial lo siguió su mujer Inge y también fue ella la que decidió potenciar las librerías, en detrimento de la edición. De hecho hoy en día tienen más de cien puntos de venta en Italia, además de la venta online: http://www.lafeltrinelli.it

20161103_174001

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s