La casa de Keats y Shelley

En el instituto tuve la mala idea de estudiar ciencias puras; y la guerra sin cuartel con la física solo terminó en mi segundo año de universidad, cuando tuve que admitir mi derrota. Entonces cambié totalmente de tercio y empecé a estudiar comunicación y llegué, aunque con años de retraso, a la historia, al arte y a la literatura. Gracias a una de esas profesoras que aman verdaderamente lo que hacen vi la película “Remando al viento” (Gonzalo Suárez 1987) y me encontré por primera vez con los románticos ingleses, como Byron, Peter y Marie Shelley o John Keats. Los románticos tenían en común su rebeldía contra una sociedad tan rígida como la inglesa y defendían ante todo la libertad. Por ejemplo Shelley (y estamos hablando del principios del S.XIX) defendía el ateismo, el amor libre, los derechos de las mujeres y el vegetarianismo, entre otras cosas. Así no es extraño que terminase auto-exiliándose en Italia, un país que para los románticos representaba un ideal exótico. De hecho todos los que he mencionado antes, pasaron antes o después por Roma y de todos ellos se guardan manuscritos y pequeños objetos personales en el Museo que he visitado hoy cerca de Piazza Spagna, sobre todo de Keats que vivió aquí durante más o menos un año y donde murió en 1821 a los 25 años. La casa se conserva abierta al público desde 1909 (aunque durante la Segunda Guerra Mundial estuvo cerrada) y actualmente su fachada está en obras. Por dentro es muy pequeñita, apenas un salón y tres o cuatro habitaciones llenas de libros y, como ya os he dicho, cartas, documentos, imágenes e, incluso, mechones de pelo del joven Keats. La entrada cuesta cinco euros, la visita no dura mucho, la guía en italiano e inglés es muy simpática y, bueno, se pasa el rato entre libros, que siempre es de agradecer. Pero es una visita sólo para iniciados, es decir para muy interesados por los románticos ingleses, porque tampoco aporta mucho más.

 

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s