Trentino Alto Adige: Riscone

Ayer os hablé de la preciosa jornada que tuvimos y de mi paseo hasta Brunico. Hoy en cambio ha estado toda la mañana nevando desde un cielo muy gris. Como la vida basicamente consiste en quedarse con lo bueno, os dejo algunas fotos de la jornada soleada de ayer para que también vosotros podáis disfrutar de este pequeño pueblo entre los Dolomitas.

Trentino Alto Adige – Trento

Hoy hemos tenido una jornada preciosa en el pequeño pueblo cercano a Brunico donde estamos, pese a ello mi opinión sobre el esquí – ese deporte en el que el mejor momento del día es cuando te quitas las botas – no ha cambiado. Así que por mi parte, después de dejar a los bambini en sus respectivos cursos y a maridísimo subiendo y bajando montañas como un loco, me he ido a caminar hasta Brunico (unos 12 kilómetros ida y vuelta) por un camino muy bonito que ya os mostraré mañana. El paseo ha estado muy bien, por un camino ancho y bien señalizado. Bien señalizado, salvo para alguien tan torpe y con el sentido de la orientación tan alterado como yo, que por un momento me he perdido y he terminado en una pequeña senda helada, con un precipio a un lado que terminaba en el río. Menos mal que ha primado el sentido común y he dado la vuelta, porque por un momento me costaba tragar. En fin…¡cosas mías!. Luego he comido en el apartamento y me he ido a recoger a los bambini y a maridísimo, junto a tres de las demás familias con las que estamos pasando estos días de vacaciones de esquí (cuatro familias italianas, una cubana y nosotros).
Mientras tanto os dejo algunas imágenes de Trento, donde estuvimos comiendo ayer. Trento es la capital de esta región y la mayoría tenemos conocimiento de ella por aquel famoso Concilio del S.XVI que estudiamos en el colegio. Pero no voy a entrar en el famoso concilio, pero sí en la arquitectura de la ciudad, que aún conserva mucho de lo que debió ser, con sus preciosos edificios pintados. Además está la plaza principal, que es casi tan grande como la de Mantua, pero me ha gustado mucho más, me ha parecido mucho más entrañable. Y luego está la catedral, el castillo del Buonconsiglio, el MUSE y muchos otros lugares que aumentan el encanto de la ciudad.

Trentino Alto Adige – Lago di Garda

Mientras os escribo esto y os hago creer que estoy en el lago de Garda, estoy en realidad en un pequeño pueblo cerca de Brunico a donde hemos venido para que maridísimo y los bambini esquíen. Yo la verdad no termino de entender la gracia de un deporte que sólo puede practicarse unos pocos días al año, en el que pasas frío y también algo de miedo, pero bueno…si a ellos les gusta, yo me dejo. Eso sí, esta mañana amanecimos en el lago de Garda y os puedo asegurar que es fantástico. Y es que ayer, después de estar en Mantova, nos acercamos hasta Torbole del Garda, en el norte del mayor lago de Italia y allí dormimos en un hotel ecológico muy chulo, donde nos hemos tomado un desayuno de campeones. El lago de Garda es un lugar increíble. Sobre todo a la hora en que llegamos ayer, cuando el sol ya se ponía tiñiendo de rosa el cielo que se reflejaba sobre el agua. Era todo tan bonito, que nos quedamos impresionados. Esta mañana, después del desayuno de campeones del que ya os he hablado (todo con productos naturales) caminamos  desde Torbole hasta Riva del Garda – el pueblo más representativo del lugar – bajo un sol madrugador que dejaba al descubierto toda la belleza de las enormes montañas sobre el agua del lago y el paseo tampoco nos ha dejado indiferentes. ¡¡Qué ganas de estar y, aún más, qué ganas de volver cuando el calor permita bañarse y practicar deportes acuáticos!!. Mucha canoa, mucho pádel surf y, sobre todo, mucho windsurf en esta zona que se caracteriza por ser punto de encuentro de dos vientos, lo que hace que la zona sea especialmente propicia para este deporte. Os dejo varias fotos del paseo de esta mañana y también del paisaje al anochecer, para que comprobéis por vosotros mismos que el lago de Garda es, como ya os digo, súper recomendable. Mañana os cuento sobre Trento (por donde hemos pasado hoy) y todo lo que nos suceda sobre esta zona de los Dolomitas donde ahora mismo estamos.

Lombardía: Mantova

Hoy después de exactamente cuatro horas de viaje llegamos a Mantova, o Mantua, al norte de Italia. La verdad es que no sabiamos muy bien lo que nos íbamos a encontrar, pero la sorpresa fue agradable y la jornada soleada hizo el resto. Mantova está situada sobre tres lagos (Superior, Medio e Inferior), es la ciudad natal de Virgilio (poeta del S.I a.C) y tiene muchos edificios dignos de ver, sobre todo el Palacio Ducal, una ciudad-palacio de más de 35.000 m2 que se compone de tres núcleos: la Corte Vecchia, el Castello di San Giorgio y la Corte Nuova. El Palacio fue la residencia de los señores de Mantova, los Gonzaga, desde el S.XIV y hoy en día pueden visitarse en él auténticos tesoros, como la Habitación de los Esposos (un fresco de Mantegna que representa a la familia Gonzaga y que fue pintado a finales del S.XV). Pero en Mantua también vimos edificios religiosos como el Duomo, la rotonda de San Lorenzo y la Basílica de Sant’Andrea. Esta última a mí me ha dejado verdaderamente impresionada por sus pinturas. Y otros edificios como la Torre del Reloj que es muy interesante, porque además de marcar las horas con números romanos, da otra información como los signos del zodiaco o las fases lunares. En realidad, pese a que hemos visto muchísimo, nos hemos dejado mucho por ver…y es que parte del tiempo que hemos pasado en la ciudad lo hemos dedicado, como suele ser habitual en nosotros, a comer. Ya os contaré. Interesante Manova.

Roma-Villarreal

Esta tarde estuvimos otra vez en el Stadio Olimpico, en esta ocasión para ver jugar a la Roma contra el Villarreal. El ojazos tenía el corazón partido. Yo lo tenía bastante más claro, puesto que, aunque como ya he dicho varias veces yo soy culé, si tuviese que elegir otro equipo, por cercanía y querencias, elegiría sin duda al Villarreal. Así que allí hemos estado los cuatro, con otros tres amigos, animando a los de Castellón y, aunque el partido no tenía mucha emoción después del resultado de la ida (0-4), por lo menos hemos disfrutado de alguna jugada destacable del submarino amarillo y también hemos visto jugar al ídolo local, Totti. Una buena jornada un poco diferente a lo habitual. El resultado final por cierto fue 0-1.

La vida es así

Hoy os traigo una canción italiana de esas que ninguno de mi generación pensaría que es italiana, porque…¿quién no se recuerda a principios de los noventa, tras una noche de fiesta, cantando a voz en grito  “lo siento mucho, la vida es así, no la he inventado yo” al ritmo salsero de Alex Bueno? Pues bien, esa canción mítica es en realidad una versión de esta otra que ya en 1975 cantaba Sandro Giacobbe con el título de “Il giardino proibito”…ahi os la dejo.

De expresiones…

Cada vez se hace más presente el momento de la despedida. Cada vez son más esos instantes en los que nos paramos por un segundo para darnos cuenta de lo irrepetible que es esto que estamos viviendo, en los que disfrutamos y tratamos de guardarlo todo como un tesoro en nuestra memoria. Cada vez son más las referencias de nuestro entorno a ese momento en el que ya no estaremos en Italia. Cada vez son más los pequeños detalles que, en forma de burocracia, nos recuerdan que se acerca el fin de esta estancia que ha tenido de todo, pero en la que siempre ha flotado lo bueno.
20170217_112852
El otro día mi amiga hispano-franco-italiana me decía que volvería a casa y que tal vez incluso echaría de menos Roma, a mis amigos y esa sensación de libertad que da vivir en un país que no es el tuyo, pero que sobre todo (y aquí ya bromeábamos, pues ninguna de las dos somos demasiado dadas al sentimentalismo) echaría de menos esas expresiones justas y precisas que tiene el italiano…¿cómo dirás “boh”, “non ce la faccio”, “ovunque”, “oltre”…? Y es que efectivamente son bastante difíciles de traducir. “Boh” por ejemplo viene a significar algo así como “¿cómo voy a saberlo yo pobre mortal de cultura finita?”. “Non ce la faccio” sería “qué estrés más absoluto, no me da la vida para todas las obligaciones irrenunciables que tengo que asumir”. “Ovunque” querría decir algo así como “en todos los sitios donde alguna vez ha pisado un ser humano y en los que no, también”. Y “oltre” significaría “incluso más allá, además de todo lo anteriormente dicho y por encima de todo” Un drama… (:P)