El exilio

En este día primaveral y fantástico en Roma he terminado de leer por recomendación de mi amiga hispano-franco-italiana el libro “La tesis de Nancy”. El libro no es en italiano, no está escrito por un italiano, ni siquiera habla de Roma, ni de ningún lugar de Italia, aunque por supuesto hay un par de menciones (¿en qué libro no aparece alguna vez Roma?). Entonces ¿por qué lo traigo a este blog? No parece lo más adecuado, ¿verdad?. Pues porque este libro lo escribió un exiliado (y no por voluntad propia), Ramón J. Sender, y trata del contraste cultural y de las experiencias personales de una estudiante americana que hace su tesis doctoral en Andalucía. El libro, no hace falta decirlo, es de humor, de ese humor un poco quijotesco que no hace que te tronches, pero que te mantiene con una constante sonrisa durante su lectura, buscando el siguiente disparate o la próxima identificación. Y cuando he terminado de leerlo, yo, como exiliada, me he preguntado si soy más Ramón, el exiliado comprensivo y agradecido con su nueva patria, o Nancy, la estudiante que pretende integrarse sin hacerlo nunca del todo, interpretando frecuentemente su nueva realidad y las intenciones ajenas de una manera equivocada. Y probablemente no soy de ninguno de los dos tipos, porque no puedo decir cuántas veces al día digo “este país está loco” (sobre todo cuando voy en coche) o cómo he dejado ya de intentar comprender unas razones que, por más que me esfuerce, yo no entiendo. Así que ni adaptativa, ni intérprete, más bien superviviente del caos romano y enamorada al mismo tiempo de la ciudad. Porque al final, hay muchos tipos de exiliados, pero todos comparten una dualidad, la de intentar abarcar dos mundos, sin vivir realmente en ninguno. Y creedme, ahí, en menos de diez palabras, está resumida mi vida.

20170201_095200

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s