Il Margutta

Hoy bajé al pueblo a comer con maridísimo. La verdad es que, ahora que lo pienso, eso de llamar “pueblo” al centro histórico de Roma suena un poco a broma, pero como en mi pueblo madrileño se dice así, pues al final todo se pega y así lo digo también aquí. En fin, que terminamos en uno de los restaurantes vegetarianos más famosos y antiguos (1979) de Roma, que está en Via Margutta (esa calle tan bonita, junto a Piazza Popolo, en la que estaba la casa de Gregory Peck en “Vacaciones en Roma”). Al mediodía su propuesta es un buffet de verduras cocinadas de diferentes maneras, postre y bebida. Está todo bueno y es bastante variado (aunque no sé si en la foto se perciben las diferentes elaboraciones o parece todo una marranada sin orden ni concierto), en todo caso, por desgracia, no os puedo decir cuánto cuesta, porque en una italianada sin igual, cuando hemos ido a pagar (aquí en muchos restaurantes no se paga en la mesa, sino en la caja a la salida) la cajera nos ha dicho que no aceptaban tarjetas de crédito. Nuestra cara de circunstancias cuando hemos comprobado que entre los dos sólo sumábamos diez euros ha sido un poema, así que teniendo en cuenta esta circunstancia y el hecho de que no nos habían advertido de que no les funcionaba el datáfono al entrar, la cajera nos ha dicho que “excepcionalmente” nos lo pasaba por el datáfono de una de las galerías de arte… (? sí, no me preguntéis, yo tampoco lo entiendo) pero que tenía que hacerlo en secreto para que nadie la viese… (? sí, otra vez absteneos de preguntarme, porque yo sigo sin comprender) y aún, yendo un paso más allá, nos ha dicho que no nos sacaba recibo para no dejar pistas…(? mirándolo por el lado positivo, debo decir que como ahora mismo estamos un poquito “carentes de pudientes”, si nos ha timado no habrá sido mucho). En fin, que hemos salido del restaurante rascándonos la cabeza, con una media sonrisa de sorpresa y pensando “pero…¿qué ha pasado aquí?”. Pues ha pasado que estamos en Italia… ámala o déjala 😛

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s