Recepción del embajador 4 y último

Mi última misa en Roma (aunque, quién sabe, como dice un amigo) y mi última fiesta nacional en la embajada bilateral, intentando disfrutarlo al máximo, luchando por sacar mis tacones de los sampietrini, contemplando la luna sobre Roma, creando lazos reales o imaginarios, algo que llevarme, esos momentos y sensaciones que algún día serán recuerdos que me sacarán una sonrisa y, ya de paso, tomándome unas cuantas copas de cava con un poquito de jamón (para rebajar). Os dejo como siempre la inolvidable vista de Roma desde la residencia del embajador en el Gianicolo y una imagen de la iglesia de Santiago y Montserrato, la iglesa española de Roma. ¡¡Algún día echaré tanto de menos todas estas cosas!!.

 

 

 

Recepción Embajada bilateral: Año 3

20151014_182253_resized
Hoy las previsiones meteorológicas anunciaban lluvia y además hemos estado todo el día en alerta por tormenta eléctrica en Roma, sin embargo afortunadamente ni ha llovido, ni han caído truenos y relámpagos sobre nuestras cabezas. Pero ya era tarde, la amenaza estaba ahí y la recepción en la residencia del Embajador en el Gianicolo, se ha hecho en el interior. Una pena. Y eso que el interior es maravilloso, pero es que el exterior roza la perfección, es probablemente una de las vistas más bonitas de toda Roma.

20151014_182604_resized

Recepción de la Santa Sede: Año 3

Hoy comienzo con una referencia etimológica: la palabra Embajada proviene en último lugar del galo “ambactus” y significa servidor.
Y esta mañana mientras estaba en la Embajada de la Santa Sede disfrutando de todos nuestros tesoros artísticos, me estaba preguntando por qué se hacen las recepciones. Quiero decir que, evidentemente, la respuesta normalizada la tengo clara: es para celebrar algo, por ejemplo el día nacional, sin embargo no estoy segura de si está entre las obligaciones del Embajador abrir su casa a cuatrocientas personas o se trata más bien de una costumbre no escrita. Para mí, si fuese embajadora, creo que ese día sería horrible; pero ¡ojo!, que tener un día “todo empantanado” a cambio del privilegio de vivir cuatro o cinco años en un palacio en el centro de una ciudad como Roma, bien vale el “pestiño” de saludar y despedirse de 400 o de los que hagan falta. En todo caso, como independientemente del motivo, las recepciones se van a seguir haciendo, me estaba preguntando yo si, sobre todo en casos como los de las embajadas de Roma (la de Piazza Spagna y la del Gianicolo), no debería haber (al menos) un día de puertas abiertas para que todo el mundo y no solo los pocos que tienen la suerte de ser invitados a la recepción puedan visitar nuestro capital artístico.

Misas españolas

¡¡Me queda una misa en Roma!!.

20151012_122249_resized

Esta mañana he estado en la misa que el día del Pilar oficia el Cardenal Carlos Amigo en la Iglesia de Montserrat y Santiago, la iglesia de los españoles de Roma, en la via Montserrato, muy cerca de Campo di Fiori. Y no os cuento más del asunto porque básicamente ha sido lo mismo que ya os relaté los dos años anteriores. Después, muchos de los españoles, fuimos a un pequeño jardín, generalmente infrautilizado en la Embajada de la Santa Sede (la de Piazza Spagna) para comer un buffet que nosotros mismos habíamos preparado a base de tortilla de patatas, ensaladilla rusa, paella y demás delicias. Una buena jornada.

La Embajada Bilateral – Año 2

Aún deben estar acordándose el Embajador y su esposa de la hora en que decidieron poner huevos a Santa Clara y arriesgarse a servir el catering en la impresionante terraza de su residencia…allí no había forma de que nadie se moviera. De hecho nosotros nos hemos ido 45 minutos después de la hora prevista de finalización y aún quedaba casi un tercio de invitados disfrutando de la recepción, pero es que ¿quién en su sano juicio se iría del Gianicolo en esta noche fantástica, con una temperatura de 28 grados, comida, bebida, un par de conocidas con bastante sintonía para conversar y la vista maravillosa de toda Roma a tus pies?.
20141014_201104
Si es que la vida debería estar asfaltada sólo con estos azulejos brillantes, los de esos buenos momentos que, a veces por sorpresa y a veces de manera programada, te hacen terminar el día con una sonrisa.

La Embajada de la Santa Sede – Año 2

Cual Mammy ajustando los cordones del vestido de Escarlata O´Hara, logré hoy meterme en mi vestido de fiesta. Parece que ha encogido algo durante este año en el armario 😀
Y, por fin, ya aderezada, me he ido a la recepción en la Embajada de la Santa Sede. Poco nuevo que contar, tal vez insistir en mi falta de destreza social en general y, en las altas esferas diplomáticas en particular. Y es que hay que asumirlo: tengo una absoluta incapacidad para la conversación intrascendente (lo cual no quiere decir que tenga gran facilidad para la otra, la que sí que tiene trascendencia) y una gran torpeza, probablemente motivada por mi falta de seguridad en estos terrenos. Y es que algún día os contaré mis experiencias a lo Lina Morgan en este mundillo, como agitar la mano de mi interlocutor justo cuando éste se inclina para besármela, regalar pisotones a doquier mientras me acerco a saludar, dar besos italianos a los españoles y besos españoles a los italianos*, cambiarle de nombre, cargo o tratamiento a algunas personas…¡¡¡si es que no se me puede sacar del pueblo que se me altera la neurona!!! 
20141013_202156 
 * en los besos españoles se pone primero la mejilla derecha y luego la izquierda, en los besos italianos es exactamente al revés.

El Pilar

El día nacional de España, se celebra cada año en Roma con una misa en la Iglesia de Santiago y Montserrat, muy cerca de Campo di Fiori, entre la Vía de Montserrato y la Vía Giulia. Este año, como el pasado, la misa la ha oficiado en español el Cardenal Amigo Vallejo. Como ya el año pasado por estas fechas os conté que la misa es cantada, que dura hora y veinte aproximadamente y que incluye ofrendas a la Virgen del Pilar, este año incidiré en lo que más me ha sorprendido en cuanto he entrado a la iglesia y ha sido, básicamente, la cantidad de peinetas y mantillas negras por parte de ellas, y de capas blancas con cruces rojas de tres brazos por parte de ellos. Y es que este año, ha participado en la misa, la Orden católica de los Caballeros de San Clemente y San Fernando.

20141012_123005

La Orden es sevillana, como de Sevilla es Arzobispo el Cardenal Amigo Vallejo, el mismo que refrendó sus estatutos hace diez años. Los Caballeros y las Damas de la Orden tienen entre sus principios, ayudar a preservar la fe, restaurar obras de arte arquitectónico como algunos conventos de clausura andaluces que estaban muy deteriorados y hacer obras de caridad.
20141012_123609
Después de la misa, gran parte de los trabajadores vinculados a las Embajadas españolas en Roma, nos fuimos a comer juntos, para lo que habíamos hecho tortillas, ensaladilla rusa, empanada y una enorme y deliciosa paella. El lugar elegido para disfrutar de la comida y la compañía y aprovechar así el soleado día, ha sido un pequeño jardín dentro de la misma Embajada, un lujo en el centro de Roma. ¡¡Una  jornada de domingo, donde todos hemos disfrutado mucho!!