Más lecturas

En la televisión un programa cuenta que tras el robo del aceite en España está la mafia siciliana. Maridísimo riega las plantas pese a que hoy han caído varias tormentas importantes en Roma. El ojazos duerme y la rubia se ha ido a una fiesta de pijamas en casa de una amiga. Y yo escribo esto, comiéndome un trozo de chocolate, mientras me preparo para leer un nuevo libro que me han recomendado sobre la historia y los secretos de Roma. Nunca es suficiente. Nada basta. Y no me refiero sólo a Roma…también al chocolate 😛

20160915_210428

 

Roma insólita y secreta

Me han dejado este libro que, como veréis, está en francés, ese idioma que un día (quién dice un día, dice cuatro años) estudié con verdadero interés, hasta que de una patada me mandaron a Roma y del mismo golpe el francés se fue al desván de mi memoria y el italiano – que hasta entonces sólo identificaba con las canciones pastelosas de Eros Ramazzotti y Laura Pausini – comenzó a ocuparlo todo. Pero bueno, suficiente para leer los títulos y enterarme de nuevos lugares mágicos para después descubrirlos y volver para contaroslo. Ya veremos… 

20160520_221408

999

L’ ultimo custode. Es el libro que estoy a punto de terminar después de una lectura interrumpida mil veces. Y no llevo dos meses con él por falta de interés, pues se trata de una historia emocionante, en un lugar (Italia) y en tres tiempos (1487, 1938 y 2009), con un misterio y muchos personajes históricos que dan veracidad al conjunto. Más de 100.000 copias vendidas en Italia, una especie de hermano menor (o primo lejano) de la internacional “El código Da Vinci” o de nuestra “El último catón”. Y no llevo tampoco dos meses con él porque sea muy difícil, aunque fácil no es, porque está escrito en pasado remoto, un tiempo verbal que ha sido sustituido por el pretérito perfecto compuesto en la mayor parte de Italia (sólo permanece en el sur, sobre todo en Nápoles) y apenas se usa, lo cual unido al vocabulario de armas y vestimentas renacentistas no es que me resulte un “coser y cantar”, pero bueno, he conseguido ya sobrevolar mi ignorancia y quedarme con las realidades a medias que se pueden conseguir sin gran esfuerzo. Será entonces por mi pereza o porque soy una malgastadora vocacional del tiempo. Qué será, será. En fin. El libro, por cierto, lo encontré en una estantería después de que maridísimo lo comprara por 3 euros en un saldillo al poco de llegar a Italia, así que debo reconocer que es más de su estilo de lectura que del mío, pero a veces hay que pasar al otro lado y dejarse llevar un poco, ¿no?
20160409_094956 

Izquierda

Hasta ahora no me había dado cuenta de lo difícil que lo tienen los zurdos (¡¡ni siquiera las tijeras cortan si las usas con la mano izquierda!!), ni del hecho de que yo, sorprendentemente, parece ser que soy superdiestra (¡una odisea coordinar mano y cerebro para cepillarme las muelas con la izquierda!)…¡¡qué complicado y lento se me hace todo!!. Y cuando la realidad se nubla un poquito, (no me quejo, aún brilla el sol entre las nubes), lo mejor siempre es soñar, menos mal que a mí me encanta viajar con la imaginación, (bien lo saben los que me conocen y me han sufrido volando por ahí) así que aquí ando, perdiendo el tiempo con una de mis  guías de oro para moverme por Italia, (En ruta por Italia – Lonely Planet) organizando ya nuestra próxima escapada…

20160307_212413_resized

 

The little reader

Hoy una recomendación romana para los más pequeños. ¡¡Qué también tienen derecho!! Y es que esta tarde estuvimos en el cumpleaños de una amiga de la rubia en una coqueta librería especializada en el público infantil y donde además hacen cuentacuentos, enseñan a hacer divertidas manualidades y se pueden probar deliciosas galletas y magdalenas. Yo también quiero…
Por cierto está cerca de la Piazza di Vittorio Emanuele, en Via Conte Verde 66B.

Elena Ferrante

Estas Navidades comencé a leerme la tetralogía de Elena Ferrante. Para los que no lo sepáis os contaré que este nombre es en realidad un pseudónimo y nadie sabe la verdadera identidad que se esconde detrás de la persona que escribe estas novelas. Ahora estoy terminando el tercer tomo y estoy totalmente enganchada a la historia de la amistad entre dos mujeres que a lo largo de sesenta años, con sus más y sus menos, van viviendo como les permiten sus circunstancias,  compartiendo lo que las une e incluso luchando contra todo aquello que las separa. Elena y Lina son dos mujeres fuertes y valientes que intentan sobrevivir al machismo de la sociedad napolitana de los años cincuenta y que se sobreponen a las circunstancias y a sus propias contradicciones hasta encontrar, poco a poco y con diversa suerte, su lugar en un país que está comenzando a cambiar. Lo que más me ha sorprendido de la historia y de los personajes (maravillosos por su complejidad) es que, pese a que es una novela costumbrista italiana (y más concretamente napolitana) tiene una esencia universal perfectamente extrapolable a otros tiempos y lugares. Quiero leer el cuarto libro y cuando lo acabe quiero también la película 🙂   

20160115_183339_resized

El rapto de las Sabinas

Me estoy leyendo este libro para darme un barniz de historia de Roma, que falta me hace. El libro es ameno y cuenta muchas anécdotas, como la del rapto de las Sabinas, que viene al pelo en un día como hoy, jornada contra la violencia de género. Os dejo también la escultura que Bernini hizo sobre este tema y que está en la Galleria Borghese.

20151125_194330_resized

Y es que, parece ser que después de la fundación de Roma por parte de Rómulo, el rey se dio cuenta de que para que Roma fuese eterna les hacía falta una cosa fundamental: las mujeres. Por eso decidieron que lo más rápido y lo más efectivo sería secuestrar a las hijas de los Sabinos, sus vecinos. Esto, obviamente, no sentó muy bien por aquellas tierras y los sabinos exigieron a los raptores que se las devolvieran, pero éstos se negaron porque las habían tomado ya como esposas. Así el rey de los sabinos declaró la guerra a Roma. Pero en el fragor de la batalla entró en juego un tercer componente – más allá de los romanos y los sabinos – esas mujeres que, fuese cual fuese el resultado de la guerra, terminarían o bien huérfanas o bien viudas. Y así fue como se paró la contienda y como se hermanaron los romanos y los sabinos.

20150903_095826

Y ahora, para terminar, os copio un pequeño texto del libro:
Pero los raptos propiamente dichos, tales como los que acometieron los hombres de Rómulo, pertenecen a un eslabón anterior en la progresión de la cultura y responden a un instinto de perpetuación de la especie. El hombre primitivo se percata de que dispone de fuerza y poder para someter a la hembra. Así lo muestran algunos episodios de la mitología clásica donde muchas doncellas huyen de sus perseguidores y prefieren morir o metamorfosearse antes que caer en sus brazos (…). Me temo que hoy en día, en la intimidad del hogar, algunos hombres se comportan con sus parejas como los romanos con las sabinas“.