Elefantes

Hoy el paseo matutino por los rincones más significativos de Roma nos ha llevado hasta el elefante de Bernini, en la plaza de Minerva, donde hemos podido ver su nuevo colmillo, después de que la semana pasada unos vándalos le arrancaran, voluntaria o involuntariamente, la punta de su colmillo izquierdo. Sorprendentemente rápida y bien efectuada la restauración. 

20161126_131936

Obeliscos romanos

Esta vez os traigo los obeliscos que los romanos construyeron a imagen y semejanza de los egipcios. Algunos se hicieron directamente en Roma y otros fueron mandados construir en Egipto y posteriormente llevados a Roma. ¿Os imagináis cómo debía ser el traslado tanto de los originales como de las copias? Otro misterioso prodigio de la ingeniería romana. En todo caso, los obeliscos romanos son 5:
1. El obelisco Agonalis tiene 16.53 metros y está situado en la Piazza Navona desde 1651, después de que Bernini lo restaurara. Fue mandado construir por Domiciano y colocado en el circo Majencio. Está grabado con jeroglíficos con los títulos de los faraones y por orden de Inocencio X, tanto él como los demás obeliscos se “cristianizaron”, coronándolos con una cruz de bronce. Éste es uno de los más conocidos y también de los más bellos, pues la restauración de Bernini incluyó la construcción en la base del obelisco de la fuente de los Cuatro Ríos, con unas figuras humanas de gran expresividad, además se encuentra frente a la iglesia de Santa Agnes en Agonía, obra de Borromini.
09 Agonalis (romano)
2./3. Los obeliscos de Quirinal y de Esquilino son gemelos, tienen 14.63 y 14.75 metros respectivamente, y fueron descubiertos en el S.XVI en el Mausoleo de Augusto y colocados juntos. Aunque años después, en 1786, Pío VI los separó y situó a uno en la Plaza Quirinale, junto a la residencia del Presidente de la República, acompañado de unas estatuas que representan unos caballos junto a los hijos gemelos de Júpiter, Castor y Pólux. Y al otro en la Plaza de Esquilino, junto a Santa María la Mayor.
10 Quirinal (romano) 11 Esquilino (romano)
4. El obelisco Salustiano tiene 13.91 metros y desde 1789 está en Trinitá dei Monti, en lo alto de las escaleras de la Piazza Spagna, y es probablemente uno de los más conocidos. Es una copia, aunque más pequeña, del obelisco Flaminio. A mí personalmente me encanta, sobre todo esta vista que os adjunto subiendo desde una de las escondidas escaleras laterales de la Piazza Spagna.
12 Salustiano (romano)
5. El obelisco Pinciano es el más pequeño de los obeliscos romanos, pues sólo mide 9.24 metros, fue mandado construir por Adriano y es el único que no tenía fotografiado cuando comencé esta entrada. Así que, como a cabezona no me gana nadie, he cogido la bici y aprovechando los últimos rayos de sol, me he ido volando (y disfrutando del vuelo) entre el tráfico romano y vespertino, hasta Villa Borghese, en la colina de Pinciano, para sacarle una foto y compartirlo con vosotros. El viaje ha sido además en su honor, pues éste ha sido el obelisco más viajero, porque en un primer momento fue erigido en una tumba de Tívoli, después trasladado a Roma para decorar el Circo Variano y posteriormente enterrado hasta el S.XVI, cuando fue encontrado cerca de Porta Maggiore, para ser trasladado inmediatamente al Palacio Barberini, después al Vaticano y, en 1822, a su actual enclave.

20140523_201457

Y con esta entrada acabo con los obeliscos de Roma (tanto egipcios como romanos), con la esperanza de que los busquéis y los encontréis en vuestros futuros viajes a la ciudad eterna, pues sólo así habréis estado en muchos de los lugares más significativos y bellos de la ciudad.
 

Obeliscos egipcios en Roma 4

Y hoy, por fin, la última entrada de la serie de obeliscos egipcios en Roma, para que no os perdáis ninguno. En esta ocasión, os hablaré de tres obeliscos:
El obelisco Macuteo mide 6.34 metros y se encuentra en la Plaza de la Rotonda, frente al Panteón.  Fue construido en la época de Ramses II (S.XII a.C) y fue traído desde Heliópolis. Hacía pareja con el Matteiano (el más chiquitito, del que ya os hablé el primer día y que se encuentra en Villa Celimontana, cerca del Coliseo). En 1373 fue reencontrado y desde 1711 está en su ubicación actual.

05 Macuteo (egipcio)

Muchas cosas tienen en común el obelisco Macuteo y el Dogali, pues éste último, que se encuentra frente a las Termas de Diocleciano, en la Plaza de la República, también mide 6.34 metros, también fue construido en la época de Ramses II, también fue traído desde Heliópolis y también formaba pareja con otro, en este caso con un obelisco que hoy en día se encuentra en Florencia. Pero el obelisco Dogali fue el último que se encontró y que se desenterró de entre los restos del Imperio, ya que no fue hasta 1883 cuando apareció y, aún más tarde, en 1924 cuando encontró su actual enclave.

07 Dogali (egipcio)

Y ya por último os hablaré del obelisco Minervo, uno de los más llamativos, más que por el obelisco, por su base, ya que es el famoso obelisco del elefante. Este obelisco es posterior a los dos anteriores, pues fue construido en el S.VI aC y traído a Roma desde Saies por Diocleciano. Después, como todos los demás, quedó enterrado, hasta que en 1655 fue encontrado y situado junto a la Iglesia de Santa María Sopra Minerva, donde aún se encuentra. Mide sólo 5.47, pero parece algo mayor porque en su base tiene una increíble figura de un elefante hecha por Bernini.
06 Minervo (egipcio)
Y ahora os dejo corriendo, que me esperan los deberes de italiano…y no soy precisamente la alumna aventajada de la clase 😀

Obeliscos egipcios 3

Obelisco de San Pedro del Vaticano.
Obelisco de San Pedro del Vaticano.
Siempre que tengo visita, y a veces sin tenerla, termino pasando en algún momento por El Vaticano. La verdad es que es un lugar curioso. Lo ideal, cuando uno visita Roma por primera vez sería visitar en el mismo día las catacumbas y el Vaticano, para ver el contraste.
Afortunadamente hoy pudimos disfrutar de nuevo de la tregua que nos está dando la lluvia en esta primavera adelantada. En el centro de la Plaza de San Pedro, desde el año 1585, se encuentra el segundo obelisco más alto de Roma, el obelisco Vaticano, pues mide más de 25 metros y pesa 330 toneladas. El obelisco fue construido en Egipto en el año 1992 a.C (que se dice pronto) y fue traído a Roma por Calígula en el año 37 d.C. Lo que diferencia a este obelisco de otros construidos en Egipto es el hecho de que carece de jeroglíficos, cosa de la que no te das cuenta en un primer momento, pero que es cierto que hace que el obelisco parezca un poco más “desnudo” que sus “congéneres”.
Obelisco Vaticano, en la Plaza de San Pedro del Vaticano.
Obelisco Vaticano.

Obeliscos egipcios 2

Vuelvo hoy a los Obeliscos…dos más para continuar la colección. En este caso dos obeliscos que fueron traídos a Roma desde Heliópolis por Augusto en el año 10 a.C.: El Flaminio, que se encuentra en la Piazza del Popolo y el Solare, que está en la Piazza di Montecitorio.
El obelisco de la Piazza del Popolo es uno de los que más llama la atención de toda Roma. Para mí es el “niño bonito” de los obeliscos. En realidad se llama Flaminio, tiene una altura de 24 metros y fue construido en el S.XII a.C por orden de Ramsés II. En un primer momento tras su llegada a Roma fue ubicado en la spina central del Circo Massimo, aunque después de ser desenterrado en 1589, el Papa mandó situarlo en el centro de la Piazza del Popolo donde, hasta ese momento, había una fuente. Hoy en día a sus pies,  los niños juegan sobre los lomos de sus leones y los menos niños se sientan en sus escaleras a esperar a su amor, a descansar después de una dura jornada turística, a escuchar o ver a los artistas que suelen darse cita en la plaza…
Obelisco Flaminio en la Piazza Popolo.
Obelisco Flaminio en la Piazza Popolo.
En cambio su hermano, el obelisco de la Piazza Montecitorio o Solare, es para mí el obelisco peor tratado de Roma. Fue construido en el SVI a.C. en Egipto y tiene casi 22 metros. Cuando lo trajeron a Roma, en un primer momento, formó parte de un reloj de sol en el Campo de Marte. Posteriormente, ya en el SXVI fue encontrado de nuevo junto a otros obeliscos, sin embargo a éste lo mandaron volver a enterrar, hasta que ya en 1792 el Papa del momento ordenó que lo levantarán frente al Palazzo Montecitorio donde, para completar su “maltrato”, se encuentra actualmente el Congreso de los Diputados. De hecho, es junto a este obelisco donde casi cada día hay protestas populares en contra de la legislación, la corrupción y la política europea en general e italiana en particular.
Obelisco Solare en Piazza Montecitorio.
Obelisco Solare en Piazza Montecitorio.

Los obeliscos de Roma

Cuando uno visita Roma – tanto si es la primera vez, como si ya ha estado más veces – llaman mucho la atención los obeliscos que se encuentran repartidos por todo el centro de la ciudad. Y es que se podría hacer un juego de “ginkana”, para buscar todos los obeliscos, el premio se lo lleva el que los encuentre todos, pues habrá recorrido, prácticamente, los lugares más emblemáticos del centro de Roma.
Ocho de estos obeliscos son de origen egipcio. Y es que uno de los trofeos más deseados por los emperadores romanos que estuvieron en Egipto eran los obeliscos, pues ellos eran símbolo de la divinidad e inmortalidad de los faraones. De tal forma que para un emperador traer un obelisco a Roma significaba la supremacía de Roma sobre Egipto, y del Emperador sobre el Faraón. Los otros cinco obeliscos son romanos, porque tanto gustó este souvenir en la Antigua Roma, que decidieron construir sus propios obeliscos, basados en los egipcios, pero lógicamente mucho más modernos.
Después de la caída de Roma, muchos obeliscos quedaron sepultados. Y fue durante el Renacimiento cuando se encontraron (en muchos casos divididos en varias partes) y se desenterraron, volviéndose a colocar en las principales plazas, en esta ocasión como símbolo del poder del Papa.
Al final de la entrada encontraréis una lista con todos los obeliscos, para facilitaros la tarea y que cuando vengáis a Roma podáis fotografiaros en cada uno de ellos. Poco a poco os iré colgando información y fotografías de cada uno de ellos. Hoy, para no cansaros mucho, sólo os pondré 2, el más alto y el más bajo de los egipcios.

ok 01 Lateranense (egipcio)

El obelisco Lateranense se construyó en el SXIV a.C y llegó a Roma desde Tebas en el año 357 d.C. Su primera ubicación fue en el Circo Máximo, aunque desde 1587 está junto a la Basílica de San Juan de Letrán. Mide 32.18 metros (sin contar la base) y pesa unas 230 toneladas.
El obelisco Matteiano mide sólo 2.68 metros y está situado desde 1820 en Villa Celimontana. Se construyó en la época de Ramses II (S.XIII a.C) y formaba parte de una pareja que llegó a Roma desde el Templo de Ra en Heliópolis (su pareja es el Macuteo, que hoy se levanta frente al Pantheon).
Matteiano - Villa Celimontana
Matteiano – Villa Celimontana
Los ocho (8) obeliscos egipcios son:
1. El Lateranense, que se encuentra junto a la Basílica de San Juan de Letrán.
2. El Vaticano, que está en la Piazza de San Pedro.
3. El Flaminio, en la Piazza del Popolo.
4. El Solare, en la Piazza Montecitorio.
5. El Macuteo, en el centro de la Piazza Rotonda, frente al Panteón.
6. El Minervo, en la Piazza della Minerva, junto a la Iglesia de Santa María Sopra Minerva.
7. El Dogali, que está frente a las Termas de Diocleciano, junto a la Piazza della Republica.
8. El Matteiano, que se encuentra en la Villa Celimontana.
Los cinco (5) obeliscos romanos son:
1. El Agonalis, en la Piazza Navona.
2. El Quirinal, en la Piazza Quirinale.
3. El Esquilino, en la parte de atrás de la Basílica de Santa María la Mayor.
4. El Salustiano, en Trinitá dei Monti, en lo alto de las escaleras de Piazza Spagna.
5. El Pinciano, en la Colina Pinciano.